Estudiar el pasado del volcán Popocatépetl para conocer el futuro: “La pregunta no es si entrará en erupción, sino cuándo” – inversionsustentable.com

Un grupo de científicos alerta sobre los riesgos de vivir junto a uno de los volcanes más peligrosos del mundo

La noche del pasado 29 de marzo hubo una explosión en la boca del Popocatépetl. Un fuerte rugido antecedió al estampido que dejó fragmentos incandescentes ardiendo sobre los bordes del cráter del volcán. “Se exhorta a no acercarse”, alertaron las autoridades. La imagen no resultaba tan exótica para una región acostumbrada a vivir junto a una bestia dispuesta a despertar en cualquier momento. Un grupo de científicos ha publicado ahora un estudio sobre el historial de erupciones de uno de los volcanes más peligrosos del mundo con la intención de prever los comportamientos que pueda tener. “La pregunta no es si entrará en erupción, sino cuándo”, señalan.

La vulcanología no es capaz aún de predecir con certeza el momento en que sucederán las erupciones de los volcanes. Pero un viaje por la historia eruptiva del Popocatépetl ha permitido a Israel Ramírez-Uribe y Claus Siebe, junto a un equipo de científicos, barajar posibilidades sobre lo que puede pasar con el volcán más conocido de México. El estudio estuvo basado principalmente en los flujos de lava de Nealtican —formados a partir de una erupción hace alrededor de 2.000 años—. “Cada volcán tiene su propia personalidad”, explican los coautores del estudio en entrevista.

En el caso del Popocatépetl, las erupciones que ha tenido en el pasado fueron del tipo plinianas, conocidas por ser muy explosivas, por sacar un gran volumen de material en poco tiempo y que la mayor parte de ese material sea piedra pómez. Los dos científicos explican que las tres últimas erupciones plinianas que tuvo el Popocatépetl ocurrieron hace 5.000, 2.000 y 1.100 años aproximadamente. Como ese tipo de erupción arroja material hasta la estratosfera y en la zona donde está el volcán soplan los vientos en dirección al noreste y este, han podido determinar que la región vulnerable es el Estado de Puebla.